La devolución de un favor

En la isla de Santa Cruz, en puerto Ayora,  encontré un alojamiento encantador: un amplio jardín donde se levantaban casitas sencillas de una sola planta destinadas a las habitaciones para los huéspedes; una casita algo mayor era donde vivía la familia que lo regentaba, una madre y sus dos hijos, y otro de los cuartos era la cocina, que podíamos usar los huéspedes. En el jardín, entre árboles frutales y plantas de flor, había una gran mesa de madera, y era mi sitio favorito para tomar el desayuno, descansar y planear las excursiones.

En cuanto me sentaba se acercaban los pinzones; eran tan atrevidos que se posaban en la mesa donde tomaba el café, tan cerca que si hubiera querido los habría podido agarrar con las manos. Pero no me atrevía a molestarlos: para mí, una bióloga, era como recibir la visita de unos personajes ilustres, pues estos pájaros son ni más ni menos los que inspiraron a Darwin la teoría de la evolución.

Vale, debo reconocer que exagero. A pesar de que a los pinzones se les atribuye el ser la fuente de inspiración de Darwin, al igual que la manzana de Newton, la realidad no es tan emocionante. La idea de la evolución no se le ocurrió a Darwin al advertir la variedad de picos de los pinzones, ni cuando en su camarote a bordo del Beagle, sino que surgió una vez de vuelta en Inglaterra, a partir de lo que había visto en su viaje, pero necesitó décadas para madurar la idea, para reexaminar los especímenes recogidos y verlos bajo un nuevo prisma.

Así y todo, los pinzones son los Pinzones de Darwin. Pero, ¿qué tienen de especial estos pájaros? ¿Y qué papel jugaron en la teoría de la evolución?

Actualmente existen en el archipiélago 14 especies de pinzones, que ocupan todos los hábitats. En los pocos días que llevo aquí he podido observar varias de ellas; de colores que van del marrón al negro azabache, de tamaños diferentes, pero lo más característico son sus picos: los hay de las más diversas formas y medidas, formando el más completo equipo de herramientas del mundo animal: tijeras para cortar, pinzas para buscar insectos, cascanueces y alicates para romper semillas… Cada una para un propósito, para un tipo de alimentación específica.

pinzones

Si nos preguntan por el origen de estas catorce especies, seguramente no nos cueste deducir que todas descendieron de un antepasado común -tan arraigado está en nosotros la idea de la evolución-. En efecto, se piensa que ese ancestro llegó a las islas procedente del continente americano hace dos millones de años. Al llegar aquí y encontrarse una isla toda para él, la especie se diversificó rápidamente, modificando principalmente la forma de su pico, adaptándose a cada uno de los hábitats de la isla y a un tipo de alimentación: semillas, insectos, néctar de flores de cactus, e incluso sangre de iguanas.

Pero cuando Darwin llegó a las Galápagos no buscaba cambios. En el mundo de Darwin la idea dominante era la estabilidad: estabilidad que abarcaba a la Tierra misma y a todas las especies que viene en ella. No se concebía que las especies cambiasen a lo largo del tiempo, una idea con la que estamos familiarizados hoy en día. Pero, en la primera mitad del siglo XIX, lo que el sentido común sugería era que los seres vivos eran invariables, pues en la limitada vida de una persona no es posible apreciar los cambios de los individuos ni mucho menos de las especies. Además, esta visión del mundo era también la que explicaba la Biblia, según la cual que todas las especies han sido creadas simultánea e individualmente y poco o nada han cambiado desde su creación. El único margen que quedaba para la variación era cambios mínimos en variedades locales y los cambios que se conseguían con la crianza de animales y el cultivo de plantas.

Por eso en su viaje Darwin no buscaba variación, más bien buscaba ejemplares tipo: ejemplares que dieran idea de la diversidad de la vida surgida en la creación y mantenida invariable desde entonces. Cuando se topó con los pinzones no los vio como especies modificadas y surgidas de una sola; pensó que eran una misma especie, con pequeñas variedades individuales por la necesidad de adaptarse a un entorno particular.

Pero el viaje de cinco años alrededor del mundo  proporcionó  a Darwin los retales con los que tejer la idea de la evolución: la increíble variedad de especies, algunas exclusivas de un única isla, pero que guardaban semejanza con especies observadas en el continente indicando un posible origen común; los numerosos fósiles de animales desconocidos que hablaban de especies que un tiempo poblaron la Tierra pero que se habían extinguido; los atolones de corales que sugerían un mundo en continua transformación. Bien puede decirse que el viaje transformó a Darwin tal y como lo hace la evolución con los seres vivos, lenta pero definitivamente: abandonó Inglaterra siendo un creacionista puro y regresaba siendo un evolucionista converso.

Así pues, cuando Darwin regresó a su país natal, en su mente la idea de evolución había sustituido a la de inmutabilidad, pero le faltaba desarrollarla. Y fue gracias a las colecciones de animales y plantas que trajo consigo.

Las colecciones de Darwin ya eran conocidas en Inglaterra antes de que llegara el propio Darwin, pues durante todo el viaje se habían ido enviando cajas y cajas repletas de muestras que los naturalistas habían ido estudiando. La muestras de las Islas Galápagos, entre las cuales estaban los pinzones, llegaron a Inglaterra al mismo tiempo de Darwin. Darwin los donó a la Sociedad Zoológica de Londres, quien a su vez encargó al ornitólogo John Gould el estudio de los pinzones. A los pocos días Gould ya tenía las primeras conclusiones: los pinzones pertenecían a especies diferentes entre sí; eran especies nuevas, exclusivas de las Islas Galápagos, pero que tenían algún pariente en el continente.

Lo mismo sucedía con las otras colecciones de animales y plantas procedentes de este excepcional archipiélago: las tortugas gigantes, las iguanas, los arbustos o los cactus, todas y cada una de las especies de las Islas Galápagos tenían algún pariente en el continente suramericano, pero eran claramente distintas.

Estas revelaciones de los expertos naturalistas avivaron en Darwin la idea que ya intuía: las diferentes especies -de pinzones- procedían de una especie única, pero se habían apartado, separándose tanto que al final habían roto la barrera de las especies, constituyendo a fin una especie nueva.

En los años siguientes Darwin empezó a desarrollar su teoría sobre la evolución, que acabó viendo la luz en 1859 en su gran obra titulada El origen de las especies.  En ella no sólo concluye que la vida evoluciona –una idea que no era nueva y que ya habían sugerido su propio abuelo Erasmus y Lamarck- sino que va un paso más allá, al identificar el mecanismo por el cual surgen nuevas especies: la selección natural.

800px-Origin_of_Species_title_page

La teoría de la evolución por selección natural se basa en la existencia de variación entre los individuos de una misma especie.  Los individuos de una misma especie no son todos iguales, sino que gran parte de las características distintivas la han heredado de sus progenitores. Como los recursos en cualquier medio no son ilimitados, habrá una lucha por la supervivencia, en la que sólo los que estén mejor adaptados sobrevivirán y se reproducirán, transmitiendo sus características a sus descendientes.

Puede preguntarse cómo es que las variedades que hemos llamado especies incipientes quedan transformadas finalmente en buenas y distintas especies… Todos estos resultados son consecuencia de la lucha por vida. Debido a esta lucha, las variaciones, si son en algún grado provechosas a los individuos de una especie…tenderán a la conservación de estos individuos y serán heredadas por la descendencia. La descendencia también tendrá mayor probabilidad de sobrevivir… Este principio, por el cual toda ligera variación, si ese útil, se conserva, lo he denominado yo con el término de selección natural.

Así pues, la verdadera contribución de Darwin no fue concluir que la vida había evolucionado, y seguía haciéndolo, sino identificar que lo hace mediante la selección natural.  La teoría vio la luz años ocho años antes de que Mendel publicara el resultado de sus experimentos con guisantes, que de todos modos permanecerían ignorados hasta 1900, cuando Darwin ya había muerto. La idea nació sin tener siquiera la prueba fundamental de la herencia, el gen.

La teoría de Darwin revolucionó no sólo la esfera científica sino también la religiosa y la filosófica, por las implicaciones que tenía para el origen mismo del hombre. Hubo un antes y un después de la teoría de la evolución.

Uno de mis destinos preferidos en Santa Cruz es la estación científica Charles Darwin, a la que se llega pasando por el mercado de pescado, donde siempre hay algún lobo marino esperando comida, y luego sigue un sendero que atraviesa manglares, manzanillos venenosos y opuntias.

Uno de los proyectos que llevan a cabo es la recuperación del pinzón del manglar, una especie en peligro de extinción. Actualmente se encuentra en un reducido trozo de bosque en Isabela, con una población de menos de 100 individuos. Las principales amenazas a las que se enfrenta este pequeño pájaro son los animales introducidos por el hombre, como las ratas pero principalmente la mosca parasítica, que deposita sus huevos en el nido y cuando nacen las larvas, éstas infectan a los polluelos provocando su muerte.

En el centro puede verse un emocionante video donde se explican los esfuerzos que llevan a cabo los trabajadores del Parque Nacional de las Galápagos y la Fundación Charles Darwin para recuperar la especie. Se me ocurre que es el favor que Darwin y la humanidad entera le devolvemos a una especie que cambió nuestra forma de entender el mundo.

En biología nada tiene sentido si no es a la luz de la evolución. Theodosius Dobzhansky

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s